TRUCHA (ONCORHYNCHUS MYKISS)

Características de la trucha

Conocida también como el camaleón de los peces por su facilidad para mimetizarse con el paisaje, la trucha es uno de los peces de agua dulce más cotizados. Pertenece a la subfamilia Salmoninae, dentro de la familia de los salmónidos, y adquiere un nombre específico según al género al que pertenece dentro de dicha subfamilia: Salmo, que incluye las especies del Atlántico, Oncorhynchus, que incluye las especies del Pacífico, y Salvelinus.

Las truchas se encuentran normalmente en aguas frías y limpias de ríos y lagos distribuidos a lo largo de Norteamérica, el norte de Asia y Europa. Varias especies de trucha también fueron introducidas en el siglo XIX en la Patagonia. Además, en otras zonas como Australia, Nueva Zelanda, los Andes venezolanos, Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú, se introdujeron por pescadores aficionados y han ido desplazando poco a poco a los peces autóctonos.

La trucha es la protagonista en la acuicultura de los ríos españoles. Su cultivo no es ninguna novedad, pues se remonta a 1866, cuando se empezó a criar para fomentar la repoblación de los ríos.

La trucha arcoíris es una de las especies más asentadas en la geografía española, pero su cría se concentra especialmente en Castilla y León, que cultiva más de 5.000 toneladas al año. De los pescados azules, la trucha es la opción con menos grasa y supone una importante fuente de omega-3.