CAVIAR

Características del caviar

Cosacos, turcos, persas… A este manjar se le han atribuido diferentes orígenes y cualidades desde la Antigüedad. Los cosacos, el primer pueblo que consumió el apreciado caviar, creían que potenciaba la fuerza física, mientras que en la Antigua Roma se le atribuían propiedades curativas.

Aunque está documentado su consumo desde la época de Catalina la Grande, a finales del siglo XVIII, no fue hasta 1917 cuando se extendió por Europa durante la Revolución Rusa. Los aristócratas que huían del país llegaban a París y Montecarlo y servían las huevas del esturión en las cenas y fiestas que celebraba la alta sociedad. Ahí inició el caviar su andadura como producto de lujo.

En la década de 1990, un decreto internacional comenzó a considerar el esturión como una especie en peligro de extinción y, por tanto, se prohibió su comercialización internacional. Los productores de caviar ya no podían capturar los enormes ejemplares del mar Caspio y se vieron en la obligación de buscar espacios con las condiciones óptimas para criar a estos peces, con los que se elabora el producto gourmet más exclusivo del mundo.

Por tanto, hoy en día todo el caviar que se consume proviene de animales criados en acuicultura. Y no solo procede de zonas como Rusia e Irán, como popularmente se asume, sino que en España se produce uno de los mejores caviares del mundo.

El caviar tarda muchos años en producirse, ya que se obtiene de las hembras del esturión y es necesario esperar nueve años para poder separar a los animales por sexos, y otros tantos para que empiecen a producir sus huevas. Otro motivo más para valorar a este producto como un manjar premium.